google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Los tribunales ratifican la sentencia que exime a la constructora del hospital de pagar el impuesto de construcciones Google+

30 de abril de 2015

Los tribunales ratifican la sentencia que exime a la constructora del hospital de pagar el impuesto de construcciones

El Ayuntamiento se queda sin 800.000€ por mala regulación de la ordenanza fiscal de este impuesto

El TSJ acaba de ratificar la Sentencia de 2012 del Contencioso de Zamora por el que se anulaba la decisión del Ayuntamiento de denegar la bonificación del Impuesto de Construcciones a la obra del Hospital Provincial. A juicio de IU esta Sentencia -muy razonada y contra la que no cabe recurrir- pone de manifiesto la pésima regulación de la Ordenanza Fiscal del Impuesto, y la licitación de la obra por parte de la Junta sin reparar en estos detalles que al final sólo benefician a la empresa.

Deficiente regulación de la Ordenanza Fiscal

La Ordenanza reguladora del impuesto de construcciones dice: “Se concede la bonificación por interés social a que se refiere el apartado 2.a del artículo 103 del TRLRHL del 95 % a favor de las construcciones, instalaciones u obras que   sean   declaradas   de   especial   interés   o  utilidad   municipal   por   concurrir circunstancias sociales, siempre que se justifique mediante informe favorable de la Concejalía de Bienestar Social y Salud Pública tal declaración. Corresponderá dicha declaración al Pleno de la Corporación y se acordará, previa solicitud del sujeto pasivo, por voto favorable de la mayoría simple de sus miembros.”

No aclara la Ordenanza qué es exactamente “interés social”, y tampoco distingue entre interés municipal e interés provincial, como es el caso de la construcción de un Hospital para toda la Provincia.

El Ayuntamiento de Zamora denegó la bonificación (que con los recargos a día de hoy superaría los 800.000€) aduciendo que el Ayuntamiento no tiene competencias sanitarias y, por lo tanto, no existe un “interés o utilidad social de carácter municipal”. Como la Ordenanza no lo aclara suficientemente, lo aclara el Juzgado, tanto el de Zamora como el TSJ de Valladolid, que tomaron directamente cartas en el asunto.

Lo que dice la sentencia que exime del pago de los 800.000€ del impuesto de construcciones

El argumento del Ayuntamiento es echado por tierra por el Juzgado de Zamora y por el TSJ, que afirma rotundamente que:

“Con independencia de la competencia en materia sanitaria de carácter autonómico, ello por sí no impide que la obra tenga beneficios sobre otras administraciones. A la vista del conocimiento de la sanidad pública en nuestra ciudad y en concreto, del Hospital al que se refiere el Proyecto, que la ejecución de obras como la de autos obedece a una clara necesidad social, y así resulta fácil comprender que el sustrato social que más se va a beneficiar de la construcción o ampliación del Hospital es el municipio en que éste se asiente, que es el municipio de Zamora…

La consideración que el conocimiento personal de dicho Hospital, al igual que el de cualquier ciudadano o vecino de Zamora que haya acudido al mismo y comprobado lo antiguo y obsoleto, ineficiente y carente de medios materiales adecuados y necesarios para cubrir el servicio público, lleva a declarar que existe un indudable y especial interés social en que dicha obra se lleve a cabo y así poder disponer como las ciudades de nuestro entorno de un Hospital Moderno, eficaz y adecuado para la prestación del servicio público al que atiende.”

La empresa es la única beneficiada

¿Se ahorrará el dinero la Junta de Castilla y León? Lamentablemente es la empresa quien se ahorra el dinero. Cuando se licita una obra se incluyen los gastos fiscales que pueda ocasionar. En este caso es evidente que la obra incluye una tasa por licencias urbanística y el impuesto de construcciones que hay que pagar al Ayuntamiento.

No puede admitirse que ahora se les exima del impuesto y ello beneficie directamente a la empresa. Otra cosa es que la Ordenanza Fiscal sea genérica y ambigua y el recurso haya prosperado. Si el beneficiario fuera la Junta podría admitirse la situación. Pero que el caos del Ayuntamiento vaya a beneficiar a una empresa privada es el colmo.

El Hospital sí tiene un beneficio social evidente para la provincia

La Sentencia tiene varias críticas de la jueza a la situación sanitaria de Zamora y en concreto del Hospital. Se refiere a las instalaciones como “antiguas y obsoletas”, y dice que Zamora necesita un hospital moderno. En efecto, así es, pero la jueza se equivoca circunscribiendo el interés social y público exclusivamente a los ciudadanos de la capital.

La obra sí tiene interés social, pero para toda la provincia. Y ese es el argumento que se debió dar en los informes primeros, y no que el Ayuntamiento no tiene competencias en materia sanitaria.

Lo lamentable es la pérdida permanente de dinero en el Ayuntamiento. ¿Cómo puede entenderse que la obra del Palacio de Congresos sí pagara el impuesto y la obra del Hospital no, cuando las dos están promovidas por la Junta y ejecutadas por empresas privadas? Aunque el Palacio de Congresos ya sabemos cómo ha acabado: 3 millones de dinero público tirados en un agujero que ahora nadie sabe cómo taparlo.

Las contradicciones del Ayuntamiento

Como decimos, la sentencia tiene sus contradicciones y equivocaciones al circunscribir el interés del Hospital sólo a la capital. Pero el Ayuntamiento también ha tenido las suyas. Hace unos tres años sí concedió la exención del impuesto de construcciones a la empresa que derribó la antigua Escuela Infantil de La Cometa porque decía que tenía un evidente interés social ya que se desalojaba a los inmigrantes que allí vivían. No hay quien pueda entenderlo.

A modo de conclusión

La primera es que el Ayuntamiento gobernado por el PP es una máquina de tirar dinero. En otros números de El Día nos hemos referido a las prescripciones permanentes del impuesto de construcciones a grandes empresas en los años del boom inmobiliario.

No obstante lo anterior, este impuesto que en tiempos además representó una cantidad muy importante en el Ayuntamiento, representa lo que ha sido la construcción en Zamora y en España. Hace diez años se recaudaban casi cinco millones al año; hoy apenas unos cientos de miles de euros. Por eso la pérdida de 800.000€ con el Hospital es un tema muy serio.

En todo caso hay que reformar la Ordenanza para establecer con exactitud las obras que se pueden bonificar y cuáles no, además de establecer para cada tipo de obra un porcentaje. La Ordenanza permite bonificaciones de hasta el 95%. Pero evidentemente no es lo mismo construir una obra pública, como por ejemplo la que tratamos, que una obra privada que aunque tenga interés social no puede tener las bonificaciones al mismo nivel

La pérdida de dinero por el Ayuntamiento, como es el caso, tiene responsables: el PP y Rosa Valdeón.