google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU analiza el servicio de autobús: los viajeros descienden mientras el precio sube Google+

1 de marzo de 2015

IU analiza el servicio de autobús: los viajeros descienden mientras el precio sube

El Ayuntamiento debe replantearse futuras subidas contempladas en el contrato

El Portavoz del PP se comporta como el “perro guardián” de su jefa. A quién se acerca, le muerde llamándole mentiroso e indigno de ser concejal. Y todo a cuenta de cuántos zamoranos se suben al autobús al año. Las cifras son las cifras, las diga el porquero de Agamenón o el perro guardián de la Alcaldía. Son datos objetivos y están ahí aportados por la empresa concesionaria actual y la anterior. Lo demás es ruido y prensa declarativa que no quiere entrar al fondo. Es importante el precio del autobús y el uso, y ver si existe una correlación entre ambos.

El contrato firmado entre Ayuntamiento y concesionaria hace justo dos años, decía muy claro que el precio del billete iba a subir desde los 0,50€ de aquel momento hasta que con lo recaudado por el billetaje se sufragara el coste total del servicio. Eso suponía que el billete subiría todos los años 10 céntimos hasta alcanzar 1,50€. El Plan de Ajuste determinó muchas subidas de tasas y precios públicos como este. Posterior al Plan fue la firma del contrato con la nueva concesionaria, que determinaba las subidas de precio del billete que ahora no quiere aplicar la Alcaldesa por miedo a la reacción ciudadana.

¿Se utiliza más ahora el servicio que con la anterior concesionaria?

No. Evidentemente algo tendrá que ver el precio, que ha subido en los últimos dos años desde 0,50€ a 0,90€, es decir, casi el cien por cien. En el cuadro elaborado por el Grupo Municipal de IU, y que deberían estudiar en la Alcaldía porque parecen desconocer los datos, indicamos el número de viajeros al año que daba todos los años la anterior concesionaria, Aurza, y los nuevos datos que aporta la nueva empresa Semura Bus.

El número de viajeros era importante con Aurza porque el Ayuntamiento pagaba por kilómetro recorrido, y naturalmente a esa cantidad había que quitar lo recaudado por la empresa por venta de billetes. Ahora el número de viajeros es importante también para ir liquidando todos los años la subvención anual del Ayuntamiento establecida en el contrato, que tiene una duración de 10 años.

¿Cuánto han descendido los viajeros con las subidas del billete?

La respuesta es clara con respecto al año 2011: algo más del 23%. Los datos de la anterior concesionaria se reflejaron en su revisión de precios de 2010 y llegaban a 1.216.900 viajeros; en 2011 subió el número hasta alcanzar la cifra de 1.310.707. Y esa es la cifra que sirve de referencia para el Estudio Económico que se incorporó para licitar el servicio. 

Pues bien, el contrato con la nueva concesionaria ha de tener muy en cuenta el número de viajeros para su liquidación económica anual con el Ayuntamiento, con el fin de que éste le dé la subvención económica que le corresponda.

El dato aportado en 2014 desciende la cifra a 1.003.710, algo más del 23%. El dato es muy importante, ya que parece existir una correlación directa entre la subida del precio del autobús y el descenso de su utilización.

Si los autobuses fueran gratuitos se utilizarían más, pero es evidente que este tipo de servicios ha de tener un coste para el usuario, porque lo que éste no pague lo pagamos todos a través de la subvención municipal. Las empresas concesionarias no están para perder dinero, y el Ayuntamiento tiene que garantizar el equilibrio económico establecido en el contrato. Simplemente, se trata de calcular el precio social ajustado, sabiendo que el autobús siempre tiene que tener un déficit que ha de sufragar el Ayuntamiento.

El precio del billete de autobús

Ya hemos dicho que subió de 0,50 al 0,90 actual. Era intención del Equipo de Gobierno subirlo a 1 euro en el último Pleno. Pero como hemos dicho, el planteamiento del PP, de la Alcaldesa y del mismo contrato que se firmó con Semura Bus para 10 años, contemplaba la subida anual del precio del billete hasta alcanzar 1,50€. Por eso no puede entenderse ahora que, justo al acercarse las elecciones, den marcha atrás y digan que no van a subir el precio a un euro y a uno diez como correspondería a partir del mes de marzo. Al parecer ahora se avergüenzan del contrato firmado.

Tal es así que, en los cálculos realizados por el propio Ayuntamiento, si en el año primero de la concesión se contemplaba recaudar algo más de 600.000€, a los diez años de la concesión se preveía una recaudación justamente del doble. Y no precisamente por un aumento de viajeros, sino por la subida del precio del billete.

¿Pierde la empresa si no sube el billete?

La retribución pactada en el contrato para el primer año alcanza 1.662.000€ e incluye una subvención del Ayuntamiento de 957.000€, más la retribución del billetaje, más los ingresos por publicidad. Es un contrato a riesgo y ventura en el que, si hay pérdidas o ganancias, se reparten entre empresa y Ayuntamiento. Las pérdidas o ganancias básicamente tienen que ver con el precio del billete con cuya recaudación se queda la empresa.

Como hemos dicho que el número de viajeros ha descendido con respecto a la estimación establecida en el contrato, la empresa ha entrado en pérdidas. Como las pérdidas hay que repartirlas con el Ayuntamiento, hay que compensar a la empresa en una parte.

Al retirar el expediente del Pleno, el PP retiró no sólo la subida del precio del billete, sino esta compensación establecida en contrato. Pero aquí surgen dos problemas que oculta la Alcaldesa:

Uno es que el PP, de forma incomprensible, pactó en el contrato la subida exponencial del precio del billete que ahora incumple con la empresa. Eso le provoca entrar en pérdidas, lo que inevitablemente acabará en el Juzgado con condena para el Ayuntamiento de forma clara e inevitable, o bien acabará en un modificado del contrato para ampliar la subvención municipal a la empresa.

Al no subir el precio del billete, con claro incumplimiento del contrato, el déficit lo debería asumir el Ayuntamiento. Pero como el déficit se reparte entre empresa y Ayuntamiento se entra en un camino de desequilibrio económico de la empresa motivado por decisiones políticas.

El problema de fondo

Es sin duda el contrato firmado por diez años -que obliga al Ayuntamiento y empresa- y la obsesión de la Alcaldesa y del PP de pretender que los ciudadanos paguen el cien por cien de todos los servicios públicos. Eso es lo que se firmó en el contrato y es la soga que puso la Alcaldesa alrededor de los usuarios del autobús.

Un servicio como el autobús inevitablemente tiene que ser deficitario. Si se sigue con la obsesión de elevar el precio del billete a 1,50€, que es lo que dice el contrato, el número de usuarios ira descendiendo hasta que los autobuses vayan vacíos. Por eso hay que llegar a un equilibrio razonable que, a día de hoy, pasa por una renegociación del contrato para que el billete no suba de precio.

Del mismo modo, un gobierno razonable tiene que reestructurar todas las líneas y recorridos. En el cuadro que reproducimos se observa cómo el coste del servicio por viajero de las líneas 5, 6, 7 y 8 es nada menos que 8,69€. Si tenemos en cuenta que el coste real de cada billete es de 0,57€ (y que casi todo el mundo se ha pasado al bono ordinario, bono de jubilados o billete joven, etc.), lo que pone el Ayuntamiento por cada viajero de esas líneas es más de 8 euros. Y ese dato tanto el gobierno como la oposición debemos abordarlo de alguna manera.

Todos estos datos deberían ser puestos sobre la mesa en los consejos de participación ciudadana. Es la única manera de que todos los ciudadanos, y sus representantes políticos y sociales, aborden la cuestión con cordura. Al PP le da miedo la información. IU hace de ello su caballo de batalla